fbpx
Volver

¿Cómo ayuda el magnesio a lidiar con el estrés?

En el mundo actual, el estrés es casi parte de la rutina diaria. Dado que el estrés, con frecuencia, se vincula al éxito, suele pensarse que las personas estresadas están rindiendo al máximo. Y prácticamente todo el mundo debe rendir cada vez mejor y mejor para conciliar familia, carrera profesional y ocio. Sin embargo, la presión de rendir, la disponibilidad constante y la falta crónica de tiempo pueden tener efectos negativos duraderos en la salud y el bienestar. El resultado es estrés crónico, agotamiento y problemas cardiovasculares. No obstante, originalmente, el estrés no debería ser algo malo. Durante los momentos de estrés, el cuerpo se pone en situación de alerta para lidiar con amenazas y todas las reservas corporales se movilizan para hacer frente a esta situación desafiante: el corazón late más rápido, el nivel de presión arterial sube y la capacidad de reacción aumenta (Cuciureanu MD et al., 2011). La adrenalina y el cortisol, denominadas “hormonas del estrés”, son las responsables de esta adaptación (Seelig MS, 1994). Y si tiene un buen sustrato músculo-esquelético-nervioso, se puede reaccionar positivamente a esta exigencia y sacarle el mayor provecho (Rossino Grassi, Rodolfo Rafael, Md.Prof., 2015). El Prof. Rossino Grassi, cardiólogo experto en este tema y autor del libro “Venza el estrés”, afirma que varios son los antagonistas del estrés: las endorfinas, el ejercicio aeróbico, el buen descanso, las relaciones sexuales, el chocolate negro, el magnesio y la meditación (Rossino Grassi, Rodolfo Rafael, Md.Prof., 2015). Específicamente el magnesio ayuda a la reducción de la liberación.

Asimismo, el magnesio ayuda al funcionamiento del sistema nervioso y de la función psicológica al reducir la transmisión de la excitación en los nervios (European Commission, 2012). Los efectos relajantes a nivel corporal le han valido al magnesio el nombre de “sal de la paz interior” o “mineral antiestrés”. En síntesis, la propensión al estrés disminuye cuando el cuerpo dispone de cantidades suficientes de magnesio debido a sus efectos relajantes. En contraste, si no hay suficiente magnesio en el cuerpo durante momentos de mucho estrés, la respuesta a este estrés permanece en niveles elevados, dado que no puede reducirse la excitación de los nervios. Asimismo, las hormonas del estrés liberadas en estos momentos ayudan a degradar ácidos grasos que, a su vez, se unen al magnesio, y, además, en esta situación, se expulsa más magnesio por las vías urinarias (Seelig MS, 1994). Esto no implica que la falta de magnesio sea responsable del estrés, sino que el estrés y la falta de magnesio son interdependientes (Cuciureanu MD et al., 2011).

Por este motivo, se debe asegurar un suministro adecuado de magnesio, sobre todo, en momentos de mucho estrés. Dado que el cuerpo no es capaz de producir magnesio por sí mismo, el “mineral antiestrés” debe consumirse a través de la dieta habitual o en forma de suplementos alimenticios, como magnes active Denk. magnes active Denk proporciona 300 mg de magnesio por ingesta diaria y es perfecto para las necesidades de las mujeres que desean enfrentar sus retos de cada día. “A pesar que el magnesio se encuentra en varios alimentos, no tenemos la certeza de ingerir el requerimiento diario que demanda una vida exigente y estresante” explica la nutricionista Evelyn Córdova de Aguilar. Para compensar el estrés vinculado a los desafíos diarios, es importante desarrollar una rutina equilibrada que incluya una dieta saludable, actividad física y tiempo para relajarse o meditar. A modo de ejemplo, yoga o pilates son buenos ejercicios que mantienen el cuerpo en forma y relajan la mente. Porque una gran mujer requiere un cuerpo y mente sano para garantizar salud y bienestar para poder superar los desafíos diarios.